domingo, 24 de agosto de 2008

Mi espacio vacío

30 de Junio de 2008

El buzón está vacío, la publicidad acumulada en estos nueve meses junto con las cartas del banco de la última semana tiemblan entre mis dedos. Respiro hondo y cierro la puerta de un golpe, giro la llave y arranco la etiqueta con mi nombre, las próximas cartas que vayan a ese buzón ya no serán para mí.

Subo las escaleras y me meto en la habitación, también está vacía, tal y como la encontré el primer día que puse un pie en ella. Ya no tiene nada, mi ropa no inunda el armario, mis fotos no tapan las manchas de la pared, mis cosas no ocupan toda la estantería, la comida ha desaparecido del armario de la entrada, mi colonia no se respira por todas partes, incluso el baño parece más grande.

Me siento despacio en la silla y levanto la persiana, busco el Leman a lo lejos y soy consciente de que ya no volveré a verlo cuando mire por la ventana. Se acabó. Porque son así las cosas, porque todo termina acabándose.

-Tengo un regalo para ti- me dice Tomatis al mismo tiempo que me da la pegatina con mi nombre que había en mi puerta.

Camina por la habitación abriendo cajones y puertas, pasando la mano en busca de polvo mientras permanezco de pie observándole. Sé que no va a encontrar nada, todo está vacío, no queda nada de mí en esa habitación.

-¿El buzón?- me pregunta mientras entra en el baño.

-Vacio- le respondo mientras le observo pasar la mano por los azulejos.

-¿El armario de la cocina?, ¿te has dejado algo?.

-No, nada, está todo vacío.

-Ojalá todo el mundo limpiara tan bien como tú, está todo perfecto- me dice sonriendo.

-Gracias.

Sigue hablándome mientras rellena el formulario, me da las gracias por haber ganado a Alemania, “los alemanes ganan muchas veces, esta vez tenía que ganar España”. Trato de sonreírle pero no me sale, estoy demasiado triste.

Me da la mano, mientras me advierte que tengo que sacar las cosas del frigorífico y del congelador “los españoles lo usáis mucho” añade. Le doy la llave pero no me la coge y continúa “no, cierra por última vez, es tu casa”

Pero ya no lo es, lo fue durante nueve meses y ahora ha dejado de serlo. Me voy a la cocina, me siento en el sofá, respiro hondo de nuevo antes de ponerme en marcha. Me quedan 16 días, 16 días en Suiza y tengo que aprovecharlos.

Mientras me levanto y cojo mis últimas bolsas me doy cuenta de todas las cosas que me dejaré al salir por la puerta. Hay cosas de estos nueve meses que arrastran con ellas la palabra Cèdres. Demasiadas, quizá por eso irme de esa residencia me haga tanto daño.

-¿Quién se va?- me pregunta la señora de la limpieza mientras recojo mi taza.

-Yo.

-Pero ¿para siempre?

-Si, vuelvo a España

-Todos os vais- dice mirando al frente

La digo adiós sin demasiadas ganas, la oigo decir algo del partido y de lo limpio que está todo. “Lo he limpiado yo, y está mucho más limpio de lo que ha estado nunca porque dormir en el sofá no es una buena forma de limpiar”, pienso, pero no lo digo porque ya no es mi problema, esa ya no es mi cocina.

Me siento en la playa, hoy está vacía es demasiado temprano. Hace sol, está despejado por primera vez desde que llegué puedo ver los Alpes reflejados en el agua.

Recuerdo el primer día, venía en el autobús con mi maleta de 29 kilos, el portátil, dos abrigos, el bolso y el equipaje de mano y de repente vi el puerto y el lago y todo el cansancio acumulado dejó de tener importancia. No podría imaginar un sitio más bonito que ese para vivir.

Lloro, pero no me lo consiento, me seco las lágrimas y me levanto, tengo 16 días, 16 días para estar en Suiza.

16 de julio de 2008

Madrid está gris, el viento ha hecho que el avión se tambaleara más de lo necesario. Me he despedido de Miki recogiendo mi maleta, nos hemos dicho hasta luego aunque los dos sabíamos que no íbamos a volver a vernos.

Al principio no era así, al principio decía adiós, adiós con todas las letras, entendiendo a la perfección el significado de esa palabra. Sabiendo que probablemente nunca volvería a ver a la persona de la que me estaba despidiendo. Puede que una vez al año, dos quizá. De la mayoría sé que no volveré a saber nada.

Luego terminas agotándote, el adiós se hace demasiado duro y el hasta luego corre a sustituirle. Tu cabeza empieza a tomar decisiones para que tu corazón no sufra “con este lloro, con este no”. Sueltas las lágrimas con cuenta gotas esperando el momento de soltarlas todas de golpe.

Yo todavía no las había soltado. Ayer me despedí de los únicos que no volverán a España porque todos los demás ya lo han hecho. He sido de las últimas en marcharme. También me despedí de Suiza, me recorrí el centro de Lausanne para luego bajar al puerto, vi Cèdres desde lejos y me fui a la playa.

Lloré, lloré un poco, lo justo pero no todo lo que me hubiera gustado, todavía no era el momento, todavía estaba allí.

Esta mañana ha sido peor, cuando César ha salido por la puerta me he dado cuenta de que pasaría un mes y medio antes de volver a verle. Seguramente eso hacía que el equipaje pesará más de lo necesario, el cansancio ha podido conmigo subiendo la cuesta de su casa y bajando a la “gare” casi me atropellan mis propias maletas. Cuando pensaba que no tendría fuerzas ni para subirme al tren, alguien surgió de entre la multitud y me ayudó con el equipaje, se lo agradecí desfallecida con los ojos llenos de lágrimas.

Cuando he visto a mi padre esperando en el aeropuerto la realidad me ha abofeteado en la cara y me he dado cuenta, estaba en España, se había acabado. He empezado a llorar nada más subirme al coche. Mi padre, a mi lado no ha dicho nada, me ha dejado llorar con la paciencia que le caracteriza. Sabe que para llorar me gusta el silencio, que me pudre cualquier tipo de ruido o que me obliguen a hablar en un momento como ese y que nada de lo que me diga me hará dejar de llorar.

25 de Agosto de 2008

Nunca pude parar, desde el día 16 mi alma sigue llorando, nueve meses son muchos meses, muchos días, muchas horas en un mismo sitio. Son muchas las cosas que he visto, las personas que he conocido, las cosas que he hecho, los recuerdos que guardo. Es demasiado, es tanto, que mis últimos 16 días allí no fue tiempo suficiente para despedirme de todo y hacerme a la idea de que la mayoría de las cosas que tuve no volverán nunca.

Por eso, quizá por eso, sigo despidiéndome un poco cada día y sé que aunque esté el resto de mi vida haciéndolo, una parte de mi se quedó en Suiza, abandonando en su huida un hueco en mi cuerpo, un espacio vacio que algún día mis lágrimas terminarán por llenar.





9 comentarios:

wannea dijo...

:( a mi me pasó eso primero con Madrid (9 meses) y despues con Dublín (3 semanas) y te parecerá que 3 semanas no dan para mucho, pero lo que viví allí fue casi más intenso que los 9 meses en Madrid... a veces todavia me despierto y espero que todo haya sido un sueño y al levantarme bajar a la cocina y encontrarme los bocadillos para el dia en la nevera... pero sigo esperando despertar...

bessos

Sara dijo...

Bueno, piensa que Suiza va a seguir estando donde está... ya sé que no es igual que vivir allí, pero alguna visitilla se podrá hacer... ;)

Anónimo dijo...

El año pasado por estas fechas estabas ilusionadisima preparando tu erasmus y yo te decia lo de "ya verás q triste cuando vuelvas!", pues tengo una mala noticia para ti....no ha empezado lo peor :)

Lo peor vendrá el día que haga un año que te fuiste, el día en que pienses "el año pasado yo estaba ahora mismo pisando por primerz vez la universidad, o en mi primera fiesta erasmus, o esquiando o lo que sea.... Ahi es cuando te das cuenta de donde estás, ahora estás un poco perdida...

Lo que tienes que hacer es estudiar y estudiar y cuando creas que no puedes estudiar más sigues estudiando...apruebas, te doblelicencias y así tu billete de ida y vuelta de octubre se convertirá en billete de ida y "vete tu a saber cuando vuelve la niña"

Que por cierto sé que aunque no te licencies te vas a ir igual, (deja de poner escusas q no te crees ni tu) Y no va a ser igual porque mucha de la gente que has conocido no va a estar y vas a trabajar y no a estudiar (aunque eso lleva un sueldo suizo cosa que NO ESTÁ NADA MAL)

Y quiero que estés contenta, igual de contenta que el fin de semana pasado cuando vino César a verte de sorpresa (todavía no me lo has contado con detalles y te odio un poco por eso, por cierto).

Que te quiero y como te quiero mucho, quiero q te vayas, además quiero esquiar en los alpes, que me hace ilusión :P

besos!!!!

Sechat dijo...

Me gusta porque me parece auténtico, salido del corazón, de lo más hondo de tu ser. Sé que ahora te dobla la tristeza y también sé que el tiempo lo cura todo, aunque es verdad que siempre vamos dejando retazos de nosotros mismos allá donde vamos. Seguro que tienes oportunidades de regresar a Suiza y rememorar todo aquello. No te desanimes anda...
P.D.: Me encanta el nuevo look de tu blog, aunque el otro era ya de por sí uno de mis favoritos...

-hécate- dijo...

Yo acabo de vivir algo parecido y eso que en septiembre vuelvo... No me quiero imaginar cuando tenga que abandonar la ciudad definitivamente, puffff. Entiendo muy bien lo que describes, sin duda...


Por cierto, muchas gracias por tus palabras ^^


Un saludo ;)

:'( dijo...

no estés triste tonta, que me pongo triste yo. que tu y yo sabemos que vas a volver, porque eres una máquina y lo vas a aprobar todo, ¿alguna vez no has conseguido algo que te hayas propuesto? eh? eh?

además, yo tampoco me creo lo de que si no te licencias no te vas...JA! ¿desde cuando has necesitado ir tu a clase para sacar un 9 mínimo? no has aprobado TODAS las asignaturas q te tuviste q maatricular en españa y a las que pudiste ir?? (las q no pudiste venir no, porque no viniste q si no tb) y sin ir a clase, claro, porque estabas en suiza..

q yo tb te quiero y tb quiero q te vayas, q aqui no quieres estar, se te ve en los ojos :)

Aïcha dijo...

9 meses son muchos 270 dias, 6480 horas (aunque podriamos quitar las 8 de sueños pero seria tonteria porque tus sueños se ambientarían allí) 388800 minutos y 23328000 segundos.
En ese tiempo da tiempo de tanto...
Totalmente comprensible tus lágrimas cualquiera lloraría por Suiza en esa estancia tan amplia.
Saludos

мαяια dijo...

Mientras tú sigas queriendo volver... ¡piensa que nada ni nadie te lo va a impedir! Y no me seas "doña negativa" que para eso ya estoy yo... ;)


Un besito!

ninive dijo...

Apenas he estado una semana en Italia y ya antes cuando atravesé el tunel del Negrón y salí de Asturias o cualquier lugar en donde se funde la tierra con uno y te integra sin darte cuenta hasta que has de regresar en el día a día,hace que las despedidas no sean tales porque pervive la ilusión de volver.Y eso alimenta cada hora que pasa,hacer de los buenos recuerdos futuro.
Volverás!!
Un abrazote