lunes, 28 de abril de 2008

Jugando con la arena IV

Es difícil ver un gato negro en una habitación oscura, especialmente cuando el gato no está pero eso no la impide buscarlo. Lo hace cada día, como un ritual, de esos que haces sin darte cuenta, hasta que eres consciente y no puedes parar de sentirte estúpido.

-¿Qué haces Julia?

-Buscar a Golfo, pero no le encuentro.

Alex la alzó por la cintura y la refugió entre sus brazos mientras la niña se deshacía en lágrimas. Todavía no había entendido porque se había marchado de esa forma.

-Alex tenemos que encontrarle, ya no estoy enfadada, no importa que me haya roto mi vestido. Tiene que volver porque está solito y está lloviendo y a él no le gusta el agua.

Hace un mes que Golfo no está con ella, se fue un el mismo día que destrozó el vestido nuevo de Julia, ese día que ella se enfadó tanto y le echó esa bronca tan larga. Desde entonces no le ha vuelto a ver.

Alex trata de calmarla pero no lo consigue, él sabe perfectamente donde está Golfo, sabe que no va a volver.

-Golfo no va a volver Julia, ya te lo he explicado- le dice Lucía al mismo tiempo que la seca las lágrimas.

-¿Por qué? ¿Se ha enfadado conmigo verdad? ¿Es porqué le regañé? ¿Es por eso?.

-No cariño no es por eso, Golfo ha tenido que irse igual que se fue su mamá, Luna, ¿te acuerdas?.

-Entonces ¿está con su mamá y yo ya no voy a volver a verle? Balbuceó la pequeña mientras las lágrimas caían sin remedio por su frágil rostro.

-Eso es cariño, pero sabes que está bien, que no le va a pasar nada.

-Pero no he podido despedirme - dijo la niña escondiéndose en los brazos de su madre y dando rienda suelta a su llanto.

En cuanto paró de llover, se fue a la playa, sabía que a Golfo le gustaba jugar allí, le encantaba jugar con la arena. Alex y Lucía no se hicieron de rogar cuando les pidió que la acompañaran, no era un secreto lo que les gustaba ese lugar.

A lo lejos observaban a Julia corriendo entre las dunas con la blanca arena levantándose a su paso, exactamente igual que cuando jugaba con Golfo. Sólo que ahora el gato no estaba con ella

Alex la miraba con una sonrisa en el rostro, de esas que no se pueden borrar tan fácil. Recordaba los momentos que había pasado en aquella playa, nada más volver, cuando la culpa no le dejaba respirar. Sintió la arena bajo sus manos, pegándose a su piel. La volvió a ver de nuevo, filtrándose en su alma, curando sus heridas, atrapando en los pequeños granos todo el dolor para alejarlo para siempre de su cuerpo.

Desde entonces siempre había pensado que la playa era mágica y que la arena que la cubría curaba a las personas que jugaban con ella.

-A mí me curó la arena, a Julia le pasa lo mismo.

Lucía asintió con la cabeza recordando como le había sucedido igual cuando llegó al pueblo hacía ya una eternidad. Cuando estaba embarazada de Julia y vivía cada día con la certeza de que la felicidad para ella se había perdido, muy lejos, en otro lugar y en otra época.
Hasta que la playa se la trajo de nuevo

A lo lejos Julia seguía jugando y riendo como cuando Golfo la seguía a todas partes.

-Mamá yo sé que Golfo está bien y que no está enfadado conmigo- dijo Julia mientras Lucía la arropaba.

-¿Y como sabes eso? Le preguntó mientras apagaba la luz y le daba un beso en la frente.

-Me lo ha dicho la playa- pronunció la niña antes de quedarse dormida.

Lucia sonrió y abandonó la habitación para encontrarse con Alex. Mientras, a lo lejos, el agua de las olas arrastraba el dolor que Julia había enterrado en la arena aquella tarde.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero que fuerte! Cuando me lo has contado no me lo podía creer pero luego me he pasado por el espacio del tio (o tia no me queda claro) y lo he flipado muchisimo.
Me parece increible que la gente copie con esa cara el trabajo de otros, me parece increible que coja tus tres textos y los copie enteros sin importarle una mierda que los hayas escrito tú. Me parece IMPERDONABLE que encima vaya y los destroce Por favor! ¿De verdad se piensa q por cambiar el titulo por "en la arena", el nombre de Alex por Sergio y el sexo de Julia no está copiando?
Y no quiero NI HABLAR de que el tio bruto no cambie todas los ellas (para referirse a Julia) por él, ya que le ha cambiado el sexo de la niña...
Y el nombre del italiano?¿Pero alguién me puede explicar en que mundo existe un italiano que se llama Paco? (Cuando no se llama Mateo porq eso no es que lo revise mucho tampoco)
Pero lo mejor de todo esq cambie la descripción de Londres por la de Tenerife pufffffffffff sin palabras, en serio flipo
¿le has acojonado con lo del host? me alegro y más que le tenías q haber acojonado, ya sabes, si necesitas más consultas legales para eso estamos nena
Besitos
Pd, la continuación es buenísima, nada de una mierda, piensa que si te copian será porque eres buena, no?;)

Anónimo dijo...

malditos plagiadores, es que no entiendo de que van...

Y yo no sé que me jodería más, que me copiaran un texto o que me lo DESTROZARAN, porque hija, siento decirte que lo ha destozado pero bien.

Y a ese tio/tia ( a mi tampoco me ha quedado muy claro) ¿quien le engaña?o sea, digo yo...¿Si te ves obligado a copiar un texto porque no eres capaz de escribirlo tú, vas a saber modificarlo? sincermente no lo creo (y demostrado está, dios mio menudas patadas al diccionario)

Y ya con lo de Paco me meaba, ¿qué clase de nombre es ese para un italiano?, ¿pero es que ni para eso tiene imaginación? ¿y el pobrecito hijo que? debe terner un lio...a veces es niño, a veces niña...

Pero lo mejor sin duda alguna es un albúm de fotos que tiene en el blog que se llama "mis maravillas, no me las robes por favor" TOMA!!le ha faltao poner "porque a mi que no me roben, que ya me encargo yo de robar a los demás"

En serio, no dejo de flipaaar

y no te quejes tanto de esta parte, ya me gustaria a mi escribir así con el trancazo que tienes guapa (cuidate tia, que Suiza te está matando :P)

Besillos

Tormenta dijo...

buena continuación para sus predecesoras, enternecedora y sentimental.
un besazo Sara.

pd. ^^ jajajja, al final te doy las gracias yo a ti,le voy a pasar el codigo ese a un montón de gente.

Josu Ansoleaga dijo...

muy bonita historia. a mi no se me ha hecho triste, la verdad..porque subyace de todo ello una alegria por vivir, y el amor y el cariño.
y una playa que me he asombrado de lo bien que me he imaginau, como los sentimientos en sí, que crecían con vida porpia con apenas unos habiles trazaodos de tu pluma (o teclado).

...de modo que alguien te ha plagiado!....esty seguro de que yo me hubiese alegrado en un primer momento...las sopresas siempre son agradables. luego trataria de ponerme en contacto con el inidivudo, a ver que dice (sin malos rollos; casi con airte divertido) !experiencia vital!

no sientes curiosidad por saber que dice?
!y por algo te copian!

enfin, qe me ha parecido un relato fenomenalmente escrito y muy emotivo

hasta el proximo cuento sharon
ciao!

Sara dijo...

Contestando a Josu:

Si, siento mucha curiosidad por saber que dice, pero te cuento

Lo primero es que no me alegré absolutamente nada, más bien me quedé con la boca abierta y cara de boba mirando la pantalla de mi portátil, no creo que todas las sorpresas sean agradables, desde luego esta no lo fue.

Ya de por sí me molesta que alguien se apropie de algo que no es suyo, pero que encima, después de quitármelo lo modifique como quiera, pues que quieres que te diga, me repatea las tripas.

Entiendo que a alguien le pueda gustar algo que he escrito (yo continuamente leo cosas de gente que me encantan pero no por eso las copio) pero no entiendo que copie TRES textos, los pegue, los destroce y al final del texto firme con su nombre.

Si me hubiera pedido permiso para copiar el texto en su blog yo se lo hubiera dado siempre y cuando hubiera puesto mi nombre y un enlace al sitio de donde lo sacó.

Si me hubiera pedido permiso para modificarlo no se lo habría dado, no te puedes imaginar el destrozo que ha hecho con el, no sabes la rabia que me dio que me cogiera mi texto y lo modificara para hacer publicidad de Tenerife y para que no lo encontrara fácilmente.

Y encima de esa forma tan chapucera, es mi trabajo, siempre que termino un texto lo leo para comprobar todos los errores tanto gramaticales como de sintaxis que puede haber, ¿de verdad tengo que aguantar que venga cualquiera a pasarse todo mi esfuerzo por el forro y encima lo destroce de esa mala manera?

En cuanto a lo que piensa, realmente no lo sé, a mi no se digna a responderme. Le he mandado tres mensajes porque en su blog no se puede agregar comentarios (y visto lo que me ha hecho a mi, empiezo a sospechar porqué) he tratado de ser todo lo amable que he podido teniendo en cuenta mi grado de cabreo y no he obtenido respuesta

En el último mensaje le dije que dado que no quitaba el texto o incluía mi nombre que era lo único que le estaba pidiendo y tenía todo el derecho del mundo a hacerlo, y que tampoco se dignaba a contestarme para poder aclarar el asunto como personas normales, no me quedaba más remedio que enviar una carta al host de su web informando de la infracción de derechos de autor.

A las pocas horas desapareció su nombre y apareció el mío, pero no me ha respondido. Creo que a parte del hecho de quitarme el texto, esto último dice mucho de él como persona. Y me molesta tener que ir amenazando a la gente para defender algo que, repito, es mío y ni se copia, ni se destroza sin mi permiso.

Hazme caso, ojala no te copien nada nunca, no es agradable, te hacen incluso sentir culpable por reclamar algo que te pertenece.

Un beso Josu

мαяια dijo...

Ainssss... ¡qué bonito! Se me ha escapado un suspiro de esos que te nacen cuando ves a tu sobrina recién nacida, por ejemplo, (es que hoy cumple un añito y he estado viendo fotos de cuando nació... XD) o, evidentemente, lees una historia como esta.

Podría haber sido "rizar el rizo" como dices tú, pero nada que ver nena.

A mí me ha gustado tanto o más que las anteriores partes.

P.D. Te acabo de mandar un "privado". Ya me contarás, ¿ok? ;)

Besotes y aplausos a montones!

Carlos dijo...

Es una constante en tus relatos,la vida.La vida abriéndose paso entre las dificultades que se le presentan como es la propia muerte.La ternura de una niña,la entereza de un adulto,la fuerza de la naturaleza,la belleza de la vida misma secando lágrimas y volviendo a vivir una vez mas.
Arriba ese ánimo! La montaña vela ;) Un abrazote!

synn dijo...

Iba a decirte que me gustaba el relato, y que me has recordado lo mucho que me gustaría estar en la playa pero he leído que te copiaron. No puedo creer que la gente tenga tanta cara. Al menos ya puso tu nombre... lo siento.

Mj dijo...

Siempre pensé que el mar guardaba respuestas. Nunca caí en que la arena podría saber más que el agua jajajaja.

Sobre lo del plagiador, a mi me plagiaron ( no del blog de cuentos, del otro, del personal) post enteros con anécdotas de mi vida diaria. Una chica hacía creer a sus lectores que estaba viviendo mi vida. Fue terriblemente perturbador. Anímate :)