sábado, 1 de septiembre de 2007

Me ahogo

Me he dado cuenta de algo, en 15 días estaré en Suiza

Y me ahogo.

Y el tiempo me abandonó, me escupió de su lado mientras él seguía adelante, avanzando a toda velocidad. Helada sin poder mover un músculo observo la escena mientras una frase se repite en mi mente:

Me ahogo

Y veo mil imágenes pasar a cual peor, representando en una escena macabra todo lo que tengo que hacer antes de irme…

Estudiar, tengo que estudiar porque dos días antes (sólo dos días antes) de subirme al avión termino los exámenes y mientras lo pienso el agua trepa por mis rodillas

Me ahogo

Pero también tengo que ir al banco y a mil sitios más y la tarjeta sanitaria europea y el contrato de estudios y pensar que será de mi vida el año que viene para poder rellenar la maldita hoja tres y recoger el convenio financiero y pagar la residencia y solucionar lo del móvil y todo lo que hay que meter en el portátil y comprar cosas y revelar fotos y hacer una maleta enorme y decidir que llevarme y decidir que dejar y despedirme y decidir de quien puedo no despedirme porque no me da tiempo a todos.

Me ahogo

El agua me llega a la cadera me ha inutilizado las piernas y yo las necesito más que nunca. Tengo que poner en orden mi vida y encontrar todas las cosas que he perdido en mi habitación que desde hace unos días parece un mercadillo y amenaza con empeorar. Tengo que ordenar todos los papeles, esos tan importantes que están desperdigados entre los apuntes, esos que mi madre me advirtió mil veces que los guardara y tengo que oírla gritarme por lo desastre que soy y tengo que no enfadarme con ella porque voy a estar un año sin oírla gritar. Y aunque quisiera gritarla no tendría fuerzas

Me ahogo

Y el agua sigue subiendo por mi cuerpo entumecido y sólo tengo 15 días aunque en realidad sólo tengo 48 horas porque el resto de días están ocupados, tengo que estudiar. Y ya no veo la tele, ya no hablo por teléfono, sólo duermo cinco horas y ya no escribo. He dejado de sentir, el agua está tan fría que me ha congelado por dentro. Ni siquiera pienso, mi tiempo no me lo permite.

Sólo me ahogo

El agua ha vencido a mis hombros pero ya no importa, se me ha olvidado respirar y aunque lo recordara seguro que no tendría tiempo. Podría pedir ayuda pero soy así de cabezota y en esto me he metido yo solita y yo solita impediré que el agua conquiste mi cuello, como siempre. Mientras tanto…

Me ahogo

Me ahogo con una sonrisa de oreja a oreja de esas que ni el frío del agua puede congelar. En quince días estaré en Suiza y todo lo demás simplemente me ha dejado de importar.


4 comentarios:

Ninivé dijo...

Y subirás al avión con el mejor equipaje, la felicidad de primero saber que vas a cumplir un sueño y luego que lo haces con la satisfacción de haberlo luchado superando adversidades y el entrañable sabor que dan los examenes aprobados!!
Y por supuesto aquí como allí o en el Tibet los amigos que no te librarás de nosotros! :)
Animo y muchísima suerteeeeeeeeee!!!!
Un abrazo enorrrrme!!

printen dijo...

Ánimo, que de todo ese marrón te vas a olvidar en cuanto llegues a Suiza. Merece la pena, te lo aseguro.

C'sar dijo...

Espero que el nivel de agua haya descendido al minimo y que si vuelve a subir sea por el baño que te estas pegando en el lago Leman y no por mas agobios.

Porque el erasmus esta para disfrutarlo... Bienvenida a Lausanne.

~ dijo...

Espero que estés disfrutando de tu estancia en tierras helvéticas ci, que el ahogo se haya transformado en bellísimas tardes junto al lago, que tu sonrisa eclipse los Alpes y que allí se den cuenta de tienen la suerte de tener a una gran persona!
Porque realmente lo eres. Un abrazo enorme!